Prof. Mario Sagastume, catedrático de Literatura y Filosofía. Ingresó al Instituto el 14 de julio de 1968 como profesor ....
Después de 36 años se retira.

Fotos:


Entre los tiempos ..... 

Entrevista con el Profesor Mario Sagastume Evans
Coordinador

El Prof. Mario Sagastume Evans fue entrevistado por 
el Lic. Michael Peitler

Don Mario, muchas gracias por su tiempo y por venir a este entrevista. Mi primera pregunta se refiere a sus datos personales:

Nací en Santa Elena Barillas, Villa Canales, el 3 de enero de 1944.   Mis padres: Eva Evans y José Sagastume.   Mi madre fue directora de la Biblioteca Nacional por muchos años y creo que el gusto por los libros en gran parte se lo debo a ella.  No tengo ninguna duda al reconocer que todo lo bueno que pueda haber en mi se lo debo a ella.   Mi familia, compuesta por 8 hermanos (7 hombre y 1 mujer) siempre lleno los requisitos para que una persona pudiera desarrollarse de la mejor manera.

Actualmente, después de 32 años de matrimonio, estoy casado con Milagros Eugenia, quien ha sido la mujer idonea para brindarme el apoyo en todas las áreas de mi vida. Tengo 2 hijos, Mariela y Samuel, de quienes me he sentido siempre muy orgulloso. Tengo 3 lindos nietos:  José Gabriel, Marco Samuel y Samanta Marie, que empiezan a llenar el vacío que dejan los hijos cuando crecen.

Después de 35 años de servicio en la Institución, cómo se siente?

“Me siento el más dichoso mortal entre los mortales dichosos” (El Ramayana) hago mías estas palabras. En tanto tiempo se pueden y deben hacerse muchas cosas;  sin embargo, estoy consciente que ni lo hice todo ni hice siempre lo que debía; los seres humanos somos así. Parte de lo bien que me siento es que creo ser honesto conmigo mismo.

Bajo que circunstancias usted ingresó  al I. A. G. y porqué decidí quedarse tantos años?

Mi vocación de maestro se manifestó desde que decidí serlo. Me gradué de Maestro de Educación Primaria en el Instituto Vocacional Rafael Aqueche. Ingresé a la USAC en la Facultad de Humanidades. Mi deseo era trabajar pues en algo deseaba ayudar (mi madre era viuda desde que yo tenía 3 años).

En el año 1968, ingresé al IAG.  Por recomendación del Profesor Gustavo Recinos, regente de primaria en esa época.  El Director del Colegio el Lic. Harald Koenig un gran maestro y una gran persona, me dio todo su apoyo y confianza y así ocupé el cargo de maestro de tercer grado primaria y profesor de psicología en secundaria. El colegio iniciaba actividades en zona 16 y desde luego no contaba con todos los recursos de hoy. Contaba yo con 24 años y un deseo grande de aprender.

Cómo describiría usted el desarrollo del I.A.G. en el ámbito pedagógico desde aquel entonces cuando no hubo infraestructura suficiente para impartir clases como lo hacemos hoy?

Todos los directores que ha tenido el IAG han sido personas progresistas y con una clara visión hacia el futuro y en cada período hicieron muchas cosas positivas para mejorar el área pedagógica en el Colegio. Todos se preocuparon por la infraestructura y el aspecto docente.

Creo que algo importante que se ha hecho es mantener a tiempo completo a los profesores, capacitarlos dentro de la política de mantenerlos por el mayor tiempo posible dentro de la institución. Esto contribuye a que todos comprendan mejor la filosofía del Colegio.

El colegio cuenta hoy con grandes recursos:  laboratorios de ciencias, de computación, salones para artes plásticas, música, un gimnasio, canchas deportivas, etc. Pero uno de los mayores logros es contar con esa maravillosa biblioteca, ese bello lugar donde están reunidos y permanecen los mejores amigos del hombre. Amigos que podrán llevar a los niños y jóvenes a encontrar su propio destino.

Hoy por hoy, los alumnos y maestros, cuentan con los recursos para participar en el proceso enseñanza-aprendizaje de la mejor forma y ambos alcanzar el objetivo propuesto: una educación integral que permita a los alumnos adaptarse a la vida moderna.

Creo que de nada servirá tener tantos recursos si no existen las personas adecuadas para su uso. He visto con mucha satisfacción que eso ha mejorado mucho:  la selección de profesores en todas las áreas ha sido eficiente; en educación física, ciencias y arte el colegio cuenta con personas capaces y responsables.

En la respuesta anterior mencionó la biblioteca:  Cuando preparé la inauguración de la biblioteca en mayo de este año  encontré durante mis investigaciones que usted era uno de los pioneros con el proyecto de biblioteca en el colegio?

Hace mucho tiempo en el profesor Marco Antonio Roca editábamos un periódico escolar llamado “Horizonte” y en él aparecían artículos escritos por alumnos y maestros y a través de este pequeño periódico exhortábamos a la lectura.  En algunas oportunidades conseguimos algunos libros y haciamos solicitud para que comprara libros.  
No puedo decir que la linda y funcional biblioteca con la que cuenta el colegio tenga alguna relación con aquellos esfuerzos.  Talvéz el sueño que teníamos con el Prof. Roca se haya materializado hoy.  Me alegro mucho por los alumnos de hoy, ya que cuentan con lo mejor de Guatemala en materia de bibliotecas.

Usted mencionó también la aplicación de los nuevos medios en el proceso enseñanza-aprendizaje y que sólo ellos no son la solución en la educación...

Creo que el maestro es insustituible. La relación humano, el calor humano, la paciencia, el consejo, la orientación, la tolerancia y la palmadita en el hombro que proporciona el maestro es lo único que impedirá la robotización del hombre. Los medios deben ser eso, medios. El maestro deberá ser el paradigma, el ejemplo, el modelo y de ahí la gran responsabilidad del docente.

Los medios audiovisuales modernos siempre serán un arma de dos filos si no se orienta, supervisa y controla su manejo. Recordemos que la tecnología ha crecido pero el hombre sigue siendo el mismo.

Al concluir su carrera en el colegio, cuál es la imagen del maestro para usted:  La imagen que tiene la sociedad actual, y cuál tendría que ser la imagen del maestro de hoy?

Pienso que ser maestro cada vez es más complicado. La tecnología de hoy aporta a la educación mayores recursos, sin embargo, talvez por eso educar es más difícil. Instruir, quizá sea más fácil.  La tarea del maestro es educar, dejemos a los técnicos la instrucción. Los maestros cuya función será educar tendrán (deberán tener) la capacidad necesaria, una concepción clara del ser del hombre y una escala de valores bien definida. Puedo decir por mi experiencia, que mis mejores alumnos no fueron el producto de mayores recursos tecnológicos. El maestro será maestro y después técnico.

En cuanto a la imagen de la sociedad actual diré que no me gusta, se nutre de la superficialidad, el consumismo y es víctima del snobismo (excesivo afán por las cosas de moda), señales propias de una sociedad confundida.

Lo veo contento y feliz después de 35 años de trabajo.  ¿Cuáles son sus proyectos, sus perspectivas para los próximos años?

Quizá el más difícil de mis propósitos es no hacer nada, nada en que busque provecho económico o material, nada que me sujete a horarios, lugares y mucho menos a formalidades.  Quiero “des-educarme” un poco.  Me gustaría colaborar con el proyecto “El Tortugario” en el Garitón y velar por el ecosistema de las cercanías. Tener cerca el mar y poder caminar por la playa sin que el tiempo importe.  Compartir la naturaleza con mi familia.

Mis aspiraciones y propósitos son sencillos, solamente pido a Dios me permita realizarlas. Vivir sin tener que probar nada a nadie, alejado de las corbatas, del consumismo...intentar ser yo mismo.

 Como última pregunta: Cuáles serían tus consejos para los estudiantes?

Difícil aconsejar, casi es por gusto, nadie sigue consejos.  Aconsejaría, sin embargo, conocer la realidad, ese debe ser el propósito de la educación formal, ya que sólo el contacto con la realidad hace al hombre feliz y desde luego debe ser lo único que haga al hombre infeliz. Aunque parezca contradictorio, creo que mi mejor consejo es que busquen a Dios, es una forma de ser humildes. Que tengan un corazón agradecido para con sus padres, que los honren y respeten, que guarden el debido respeto a sus profesores.

Don Mario, muchísimas gracias!