Hilfe für die Erdbebenopfer in Haiti


Juntos Como Hermanos

Pasado el terremoto que afectó a Haití, surgió una idea, muy espontánea hay que decir. Una idea que pronto se convertiría en acción. El lunes lo comentábamos con unos amigos de la clase, a quienes les pareció la propuesta. Entonces tomamos acción.  Nuestros maestros, según mi pensar creían que era otra excusa para perder período, pero no fue así. Nunca habríamos imaginado que nos fueran a ayudar tanto. Desde el martes, primer día  de la recolección de  víveres, ya teníamos dos carretas llenas para entregar y el número fue aumentando cada día.  Toda la semana nuestro pequeño grupo, tuvo dos fechas muy presentes, 4 de febrero 1976  y 12 de enero 2010. La primera fecha, la conocemos  por historia, ningún alumno que ahora estudia en el instituto estuvo presente esa fecha, pero en la segunda sí.  El terremoto que afectó a Haití, nos hizo más solidarios,  logramos ver cuanta gente en el colegio estaba dispuesta ayudar. Desde una  bolsa de arroz hasta veinte cajas de incaparina. Toda ayuda era bien recibida, la verdad nunca creímos cuanto logramos recolectar al final. Nos dimos cuenta, hasta el día viernes, cuando llenamos una suburban  y el baúl de un  carro con víveres.  El día de la entrega, nos reunimos con el joven Alfredo Rodas, de Juntos como Hermanos   encargado del traslado. El no podía creer cuanto habíamos juntado en tan pocos días. Agradeció mucho al IAG.

La verdad creo que estas acciones solidarias, hay que llevarlas a cabo cuando surgen las ideas. Pero también creo que nosotros como guatemaltecos no debemos de esperar una catástrofe para ayudar. Yo soy testigo, que si se puede.

Quiero dar las gracias  a José Gerardo Alvarado, Kenneth Taylor, Emilia Calderón, Sebastián Amezquita, IV AB, los maestros, la dirección, el personal de mantenimiento y especialmente a los alumnos de Kinder IAG y Viena, Prepa, Primaria, Secundaria y padres que muy generosamente donaron víveres para Haití.

José Pablo Ceballos IV A

 

Haití, vemos una nación destrozada,
pero pronto renovada.
No importa como ayudaremos,
unidos podemos.

Cae la lluvia, pero luego viene el sol,
seca todas las lagrimas y se lleva el dolor,
viene un nuevo amanecer,
vemos que estás vivo, has sobrevivido.

Esperanza tenemos, no la perdemos,
juntos lo lograremos,
todos unidos en corazón,
Haití, todo tiene solución.

¿Por qué? Necesito una explicación,
el mundo no lo sabe,
pero saldrás adelante.
Las nubes, el tiempo se llevan el dolor.

Queda atrás lo malo, respira en lo bueno,
Haití encontramos tu alma,
la sanamos, salvamos y apoyamos,
nueva nación serás,
como el sol resplandecerás.

Claudita Pinzón IV

 

 

25.01.2010