ACTO DE GRADUACIÓN   2007 

Mensaje de los alumnos: En español: Maya Verónica Márquez

 


Buenos días a todos, gracias por estar aquí.

Cuando comencé a preparar mi discurso de graduación, no sabía realmente cómo hacerlo… Siempre me ha parecido que las palabras pueden lograr expresar los sentimientos, por ello, dejemos que las palabras nos cautiven, que nos lleven en su corriente, como llevados por las aguas de la mar…

Creo que no hay nada mejor que estar completamente concientes: poder sentir la emoción de este momento con nuestros cinco sentidos. Qué tesoro tan bonito son los recuerdos, los recuerdos puros, de nuestras amistades, de cómo nos conocimos, de cómo pasamos tantas cosas juntos; poder recordar y volver a sentir esos momentos, es como viajar, transportarnos a través de los recuerdos. Imaginen regresar a maturareise, jajaja, o a maturaball. Siento que este año pasó tan rápido…y a veces los recuerdos se mezclan en mi mente, cada experiencia en la vida es única; a veces de un fracaso se puede aprender más que de una victoria.

El amor, qué sentimiento tan hermoso, el más poderoso de todos, el que debería de regir el mundo. Sean amor, amen a sus padres, a sus hermanos y hermanas, a sus amigos y amigas, amen su futura profesión y su trabajo, porque todo lo que está hecho con amor está bien hecho. No conozco un motivo más puro, ni mejor consejo que éste: sean amor, emanen amor, sean luz, sean sabor.

Éste es nuestro momento, algo grandioso, memorable. Resultado de nuestro esfuerzo y dedicación, pero también del esfuerzo y dedicación de nuestros maestros y, sobre todo, del esfuerzo, dedicación y amor de nuestros padres. Gracias a todos por la educación que han sabido darnos.

Sientan este momento. Sientan cómo tienen un sombrero extraño en la cabeza, sientan las miradas sobre ustedes, sientan cómo se siente graduarse del IAG.

Les deseo una diversidad de vida, que sientan el amor, la felicidad, el dolor, la tristeza y la soledad, creo que así es la vida, simplemente diversa, saboreen la vida, cómanla, súfranla, vívanla.

¿Será que con estas palabras estoy llegando al corazón de ustedes? Sé que de algún modo es así, pues cada uno de nosotros tiene un poco de todos, y todos estamos en cada uno.

Qué final, los recordaré a todos con cariño, nunca dudaré de mi capacidad de imaginación para viajar por mis recuerdos, y regresar con ustedes a nuestras épocas de colegio. Que nuestra amistad trascienda, simplemente que prevalezca.

Damas y caballeros, es un gusto presentarles a los graduandos del IAG, promoción del 2007, quienes son personas maravillosas, las cuales ha valido la pena conocer.