Konzert der Wiener Sängerknaben
Concierto de los Niños Cantores de Viena

19 y 20 de septiembere, 2006, 19:00 horas
Centro Cultural Miguel Angel Asturias, Guatemala City

Fotos und Bearbeitung: Michael Peitler

  Fotogalerie 1
  Fotogalerie 2

Presse/Prensa


Amistad entre culturas
Niños Cantores de Viena, espectadores del Coro Municipal
Por: Claudia Méndez Villaseñor

Foto de portada
Bola en mano, algunos niños cantores se divierten en el tiro al blanco. (Foto PL: Kattia Vargas).

Periodismo comunitario

La premisa de que entre niños no existen barreras ni diferencias lingüísticas se cumplió ayer cuando los Niños Cantores de Viena jugaron y comieron golosinas con los de su misma edad, de escasos recursos, que integran el Coro Metropolitano.

Para que la visita a Guatemala dejara un dulce sabor de boca a los virtuosos de Austria, personal de la comuna capitalina preparó una mañana especial, que incluyó un breve recital y la instalación de una pequeña feria en la azotea del edificio del Centro Cultural Metropolitano, en el edificio de Correos.

Los Niños Cantores de Viena intercambiaron papeles y se convirtieron en los espectadores de la primera presentación pública del Coro Municipal, que interpretó para ellos Un lorito de Verapaz y Quién fuera, del cantautor Silvio Rodríguez, bajo la dirección del maestro Otto de la Roca.

“No tuvimos mucho tiempo para ensayar y por eso no pudimos cantar más canciones”, se excusó Héctor Medrano, de 14 años, sin ocultar su alegría.

Juegos y diversión

Después de los cantos, los jóvenes artistas, superando las fronteras del idioma, disfrutaron en armonía de los juegos, regalos y platillos típicos que la feria les ofrecía.

Los virtuosos de Viena sucumbieron a la tentación de los algodones de dulce, las canillitas de leche y los chilacayotes. También demostraron sus habilidades en el tiro al blanco.

Mientras, otros jugaban capirucho y trompo de madera con los niños guatemaltecos o soplaban los rehiletes metálicos de colores que recibieron como obsequio.

Antes de marcharse, algunos intercambiaron autógrafos y se despidieron tras disfrutar una mañana totalmente guatemalteca.

Prensa Libre, 20 de Septiembre 2006