ACTO DE GRADUACIÓN   2005  

Mensaje de los alumnos: En español: Tania Melissa Estrada Corpeño   

 


Excelentísima Sra. Embajadora de la República Federal de Austria
Honorable Vice-Ministro del Ministerio de Educación de Austria
Representantes del Ministerio de Educación de Guatemala
Señor Director General y miembros de la Dirección
Personal Docente
Padres de familia, compañeros y público en general

Parece que fue ayer que un grupo de preescolares emprendíamos un nuevo camino.  Arenita fina, trocitos y plasticina formaron la base del camino.  Cuadernos, amores y borratintas nos llevaron de la niñez a la adolescencia.  Catorce años después, podemos decir con satisfacción que hemos culminado esta etapa de nuestras vidas. 

El camino que alguna vez nos pareció eterno, es ahora un recuerdo, pero llegamos a la meta cargados de conocimientos, valores y experiencias que nos acompañarán siempre.  Esta etapa no la vivimos solos, pues tuvimos guías, apoyo y cariño incondicional.  Nuestros padres,  maestros y  compañeros fueron una luz perenne a lo largo del camino.  Cuando creímos que no podíamos nos tendieron la mano, cuando creyeron que no podíamos,  los sorprendimos. 

Los mentores marcaron nuestros cuadernos con correcciones y dejaron huella en nuestros corazones  por su paciencia y dedicación. 

La mano de nuestros padres nos ha guiado a lo largo del camino.  Sin sus cuidados, cariño y orientación,  no seríamos lo que somos. 

Los amigos, si bien es cierto que  acortan las penas y alargan las alegrías, reconocemos también que acortan el tiempo y alargan la compañía.  Gracias por sonreír siempre, aún cuando las cosas no iban bien.    

Algunos de nuestros compañeros, amigos, no están presentes en este momento.  Buscaron nuevos horizontes, pero las vivencias tenidas, estarán siempre grabadas en nuestra memoria.  Lo que hace a un compañero miembro de esta promoción no es el acto de graduación, es el esfuerzo y el tiempo compartido, las risas, las lágrimas, las excursiones,  clósets quemados y refacciones robadas. 

Estos fueron catorce años de deberes, exámenes y citaciones, a pesar de estas distracciones hemos formado valores que llevaremos a lo largo de nuestras vidas 

Padres y maestros: GRACIAS, quedamos en deuda ante ustedes y ante la sociedad.  Es nuestro deber proyectarnos como seres pensantes y con valores sociales al servicio de nuestra patria Guatemala. 

Agradecemos al gobierno de la República de Austria su apoyo, que nos ha permitido el acceso a una educación bicultural.

Esto no es el final, es el inicio. Es hoy, que este grupo de bachilleres emprende otros caminos. La vida no volverá a ser igual, los caminos serán diferentes, pero el DETECTOR DE METAL nunca morirá.